lunes, 3 de noviembre de 2008

ESTABILIZACIÓN DE CONDUCTAS

Aquí tenemos un video de PERE SAAVEDRA para ESTUDIAR...puesto que trata la "Estabilización de Conductas"...algo que resulta fundamental...y que muchas veces pasamos por alto...creyendo que ya le hemos enseñado al perro "algo"...cuando realmente SOLO acabamos de empezar.

Pere comenta a propósito del video:

"En el vídeo mostramos con 2 habilidades: reverencia y triste, la forma para lograr retirar el reforzador condicionado clicker y dar por completo y finalizado una habilidad.

Una vez estabilizada una conducta ésta se mantendrá a lo largo de la vida del animal sin dependencia de refuerzos externos.

Trabajando con clicker es muy importante que el perro aprenda todos y cada uno de los conceptos, para ello necesitamos ir subiendo escalones y comprobar que queda completado el trabajo.

Una vez llegado a este punto... ya no es necesario el reforzador clicker... sólo lo volveremos a coger si queremos seguir enriqueciendo esa habilidad u otra cercana a ella.

Creo que las imágenes quedan bastantes claras, debemos conseguir que el perro no "APRENDA" a generar conducta excesiva y así evitaremos estados de frustracción y/o estados emocionales negativos.

¡¡Hasta pronto!! "



9 comentarios:

Eliseo dijo...

Como siempre, fantástico, didáctico, enriquecedor e interesantísimo video....
Peeeero hoy me he levantado con el pie izquierdo (literal) y voy a hacer de "abogado del diablo" (madre mía, en la que me voy a meter)
Entiendo el concepto y lo comparto en su totalidad...bueno, casi.
¿por qué en un momento determinado hay que quitar el estímulo externo?...¿qué entendemos por estímulo externo?...¿el clicker, la comida, yo mismo? (yo también soy un estímulo externo)
No comparto al 100% el tema de quitar el clicker...si trabajamos bien el clicker, si lo hacemos de forma correcta y progresiva, si generalizamos correctamente el ejercicio, si vamos retrasando su aparición de manera progresiva para que el perro trabaje por expectativa...¿el perro no llega a comprender perfectamente el ejercicio y a realizarlo de manera correcta y en un montón de situaciones distintas?...como yo siempre digo...¿acaso no cobramos nosotros a fin de mes?...y si clicamos aún cuando el perro entiende y realiza correctamente el ejercicio, ¿no estará correctamente realizado?...
Yo aquí entro en un debate interesante..si el perro trabaja "porque nos quiere mucho", ¿acaso no lo realiza también por un estímulo externo?, es decir por agradarnos a nosotros...
No veo el problema en que el perro trabaje para recibir comida, pelota, caricias, etc...y creo que la comprensión del ejercicio está clara para él...y para nosotros...el ir trabajando el retraso de estos estímulo NO debe mermar el trabajo del perro, para ello debemos hacerlo de manera gradual y como mucha sensibilidad para no frustrar al perro en ningún momento...Qué mas da "premiar" al perro con un "excellent", "muy bien", "good", "caricias", "besitos" o lo que nos de la gana o con un click. Vale, es cierto que es más impersonal y todo eso...lo acepto, aunque lo ideal y lo que yo uso a veces es una mezcla de los dos...
No quiero polemizar, simplemente es mi opinión, abierta a cambios (como siempre) dentro siempre de la misma base: educar en positivo.

HechiAsia dijo...

Buenas Eliseo, yo poco puedo añadir más a lo que has expuesto...

Simplemente que me da mucha pena que el "afecto" no sirva como motor para generar conducta y que para lo único que nos sirva es para "mantener" aquellas conductas ya aprendidas. Para mí no hay nada más valioso...

Cuando veo a mis perras que adoran hacer cosas conmigo dándoles igual cualquier entorno me olvido de cómo lo hemos logrado, desde ese momento lo único que me importa es cómo lo podemos mantener.

Un abrazo

Eliseo dijo...

Lo de que el afecto no sirve para generar conducta, lo comparto...peeero, también debo decir, que aunque no nos valga para iniciar diversos ejercicios, sí nos puede valer para reconducir algunos comportamientos...lo que es bastante importante...
Es evidente que el afecto es una parte importantísima en la relación-vínculo entre el perro y su guía, y como digo en un artículo en el que hablo sobre esto "el perro y nosotros somos uno y si no existe conexión en este “team”, se nota…y mucho"...

Saludos

Emily Larlham dijo...

BravooOOOO!!!

Richard y(Sony-Tessa-Lucky) dijo...

Mi querido amigo Ely...en esto ya sabes que no estamos totalmente de acuerdo;))...menos mal que ahora ya podemos debatir como personas...jeje.
Yo pienso que la diferencia no está en "cobrar a fin de mes" cosa que creo que todos compartimos...sino en cada cuanto necesitamos cobrar...y qué es lo que cobramos (lógicamente trasladando los conceptos a los perros).
Para enseñarle al perro cualquier ejercicio, utilizamos un moldeado con el clicker (descomponiendo al máximo sus partes...o de cualquier otra forma). Cuando terminamos un ejercicio completo...pienso que el perro tiene que aprender a estabilizar ese ejercicio individual sin la utilización de cualquier herramienta adicional (lo mismo que yo no espero una nómina cuando acaba un día de trabajo)...a excepción creo yo...al refuerzo "social" que yo le pueda dar (para lo cual debe haber un vínculo fuerte y trabajado...puesto que si para el perro en cuestión, guía no es más que un "dispensador automático" de comida, juguetes, etc...el perro solo aprenderá a trabajar POR el refuerzo externo en sí).
A esto le unimos la dificultad añadida de que no solo queremos que el perro aprenda a ejecutar un ejercicio aislado, sino que por ejemplo en una prueba de OCI, le pedimos que haga 10 ejercicios!!!
...y sin poder utilizar refuerzos "externos" (sin contarme a mí) durante la prueba.
Por esto...yo opino que si un perro está "enganchado" continuamente al clicker, su expectativa a corto plazo será estar escuchando un "click", mientras que si su "fuerza" para seguir ejecutando los ejercicios de forma estable, está basada en el "afecto", podremos mantener esa expectativa durante un tiempo muuuucho más largo, y después...colmar esas expectativas con toooodos los refuerzos externos que quieras.
Resumiendo, yo utilizo el clicker para enseñar algo nuevo, o para reconducir un comportamiento aprendido. Por supuesto esto incluye si quiero "pulir" un ejercicio concreto en relación a algún criterio de "velocidad" o "precisión"...utilizaré el clicker...pero obviamente bajo un programa de refuerzo diferencial (marcando solo las respuestas correspondientes al criterio trabajado).

Desde luego, es solo una opinión más, y considero totalmente correctas otras posturas y formas de trabajar...cosa que además nos enriquece a todos al abrir el abanico de posibilidades de trabajo según las circunstancias.

No seré yo quién se limite a creer en doctrinas establecidas y supuestos dogmas de fe que se oyen a veces.

Un saludo

Dani Pardos dijo...

Me estraña mucho este debate...
Creo que la diferencia radica en.... cual es el fin del ejercicio. ¿A donde queremos llegar?.
Si tengo que llegar al punto de hacer un recorrido de 5 minutos en los que no puedo premiar al perro, ni usar clicks, ni caricias... Necesito que la realización del ejercicio sea reforzante por si misma... De cuanto mantengamos el clicker en nuestros entrenamientos... cada uno como prefiera.
Yo solo lo utilizo para enseñar nuevos comportamientos, o como dice Ric.. para reconducir un comportamiento que hemos enseñado mal (esto en los ejercicios de obediencia).
Por que intento siempre estar enseñando comportamientos nuevos, fuera de los de competición.
Habría que dialogar primero en que basamos cada uno lo que es refuerzo social, afecto, etc. Y por supuesto como se consigue....
Creo que todo esto va unido hasta cierto punto.
Cuando hablamos de afecto o refuerzo social... ¿que ha habido antes para que exista?
No se si me explico... seguramente no. jejejejejeje.

HechiAsia dijo...

Buenooo, como se ha animado esto :)).

Dani, por si te sirve de ayuda para definir un poquito más el concepto "AFECTO".

En "Educan" añaden esto (escrito literal): El afecto es una de las principales fuerzas para generar conducta de los animales sociales, por ello, debemos conocer como funciona e influye en nuestro perro para trabajar en consecuencia

El afecto es el proceso que une de forma emocional y positiva a los individuos pertenecientes a un grupo social con los demás componentes de dicho grupo.

Una relación SANA se caracteriza por una alegría por el reencuentro PROPORCIONAL al tiempo de SEPARACIÓN, es decir, voy a por el pan y el perro no me saluda al volver como si hubiera estado fuera unas cuantas horas :))) o viceversa...

El afecto es el principal motor de la educación.

Os pongo aquí lo que Carlos me aconsejó por e-mail sobre el vídeo de "Big" estabilizando comportamientos:

"En el video de estabilización yo aún intentaría más: que la comida tampoco termine la conducta, recibe la comida, aún se mantiene y se libera con un comando, para que el final del trabajo lo marque la relación social y no la obtención del premio."

...y me reía con él por tfno cuando decíamos: Claro, si yo con mi vecina tengo una relación muy especial y sana, ni nos hablamos para bien ni para mal :))))))))

Yo lo tengo muy claro y seguro que por ello mis perras también jajajaja.

La relación social sana es autosatisfactoria para el perro, entonces... ¿Por qué darle más valor a una simple herramienta de adiestramiento? ¿Por qué generar una cada vez mayor dependencia a dicho estímulo?

Yo no busco un adiestramiento donde se genera que la atención del perro se centre en su propio interés pasando por alto las señales sociales.

Creo que buscar animales socialmente competentes es lo que nos anima a invertir tiempo en su adiestramiento y educación.

Pienso que es importante que cada cuál evalúe sus resultados y de ellos encuentre cómo mejorar.

Saludos cordiales a todos.

Richard y(Sony-Tessa-Lucky) dijo...

Yo pondría un ejemplo "humano" para entender mejor lo que, al menos yo, entiendo por hacer algo por fuerza del afecto o hacer algo por un refuerzo externo.

Cuando mi Padre me pedía que hiciera algo para él...difícilmente lo cuestionaba y aunque lo cuestionara...lo hacía, sin esperar que después de la tarea ME PAGARA con "algo" más en el sentido material del asunto. Era muuuucho más importante ver su cara de satisfacción y las palabras de agradecimiento que me dedicaba. Lógicamente...durante toda mi relación con él "sana y positiva" como dice Pere (con los inevitables altibajos emocionales de todo el mundo) sabía que manteniendo esa relación en su "punto" y manteniendo a mi padre feliz, contento y orgulloso de mí...EN CUALQUIER MOMENTO...vendrían por supuesto REFUERZOS EXTERNOS (regalos, propinillas, etc). Pero estos refuerzos externos no eran por trabajos concretos, sino como fruto de una relación afectiva fuerte (vínculo) en el día a día de nuestra convivencia. Aprovecho para agradecer infinitamente a mi padre, allá donde esté "esperándome", todo lo que me enseñó y que tanto me ha servido.

Ni que decir tiene que para hacer tareas A TERCEROS desconocidos...todos queremos COBRAR por realizar la labor correspondiente (en ocasiones por adelantado...jeje...como muchos perros que para que empiecen a trabajar les tienes que PAGAR enseñándole el Refuerzo por adelantado;))

Casos hay muchos...y grados diferentes de vinculación afectiva...también.

Es mi forma de verlo y entenderlo...nada más:))

ausie dijo...

Estoy de acuerdo con vosotros. Y el simil de richard es tan entendible como real.
yo añadiria que si bien a nadie le amarga una propinilla, la emoción que supone ver a tus madre o padre orgullosos de tí supera con mucho dicha propina.
En estos momentos a "Lluvia" le estoy dando sobre dosis de afecto por absolutamente todo y he de decir que su problema no se ha solucionado, pero que su adtitud está cambiando.
No se que conseguiría si me pusiera realmente a trabajar con ella. De momento el afecto está consiguiendo milagros.
Como ser humano que soy, os puedo decir que hay momentos en que las ganas de darle un coscorrón no me las quita nadie, pero que desde que no se los doy necesito mucho menos darselos.