martes, 17 de febrero de 2009

La Marca de Ausencia de Refuerzo: definición, uso y riesgos asociados



Este es un artículo escrito por Javier Martínez Torres, haciendo una exposición sobre las Marcas de Ausencia de Refuerzo (M.A.R.)

"Actualmente se habla mucho en círculos relacionados con la educación canina en positivo sobre las Marcas de Ausencia de Refuerzo, en adelante MAR. Su uso puede levantar polémica debido a que se suelen relacionar con la utilización de castigo en la educación de nuestra mascota.

En la Educación Canina en Positivo no se utiliza el Castigo Positivo, es decir, tirones de correa, golpes con la mano, etc., ni siquiera el Castigo Positivo verbal de un grito desagradable (el típico ¡NO!). Entonces, ¿Cuál es la diferencia entre el NO y la MAR?, ¿qué buscamos cuando damos una MAR y qué se busca con el NO?, ¿Cuáles pueden ser los riesgos de la utilización de la MAR?

Definición

La definición más referenciada y conocida de MAR, y una de las más claras y completas, es la que nos ofrece “El Choque de Culturas” de Jean Donaldson (Donaldson, 2003) en el que se define como: “una señal que le indica al perro que ha perdido un refuerzo o que sus posibilidades de refuerzo han quedado reducidas a cero a causa del comportamiento que acaba de ofrecernos”

¿Cómo se lleva esta definición a la práctica?

Condicionamos una frase para comunicarle al perro que se está alejando del comportamiento esperado; algo muy similar al típico juego del “frío-caliente”. Jean Donaldson propone la utilización de “Mal” y “Mala suerte”, pero se utilizan otros como el “No, no” o el “ah, ah”. Lo importante es la forma de decir la frase. La entonación debe ser lo más neutra posible. Hay que recordar, que el objetivo no es asustar al perro sino ayudarle a que cambie su estrategia para llegar a obtener el refuerzo.

¿Cuál es la diferencia entre el NO correctivo y la MAR?

Existen varias diferencias; vamos a destacar dos muy importantes:
1. El objetivo de la MAR es ayudar al perro a buscar el comportamiento que le lleve a conseguir el premio. Por contra, el objetivo del NO correctivo es disminuir la frecuencia del comportamiento mostrado por el perro. La MAR no se puede utilizar si no es para reforzar, o bien el comportamiento buscado o uno próximo a éste (trabajar en base a aproximaciones sucesivas). El NO correctivo si. Por ejemplo, sería un error utilizar la MAR cuando nuestro perro se suba al sillón y una vez conseguimos que baje no premiamos ese gesto.

2. El NO correctivo se pronuncia de forma intimidatoria y las experiencias asociadas a la señal verbal suelen ser Castigos Positivos del estilo tirones de correa, golpes con la mano, gritos, etc. La MAR NUNCA se asociará a un Castigo Positivo (aparición de algo desagradable para el perro). Conceptualmente hablando, la MAR sería denominada Castigo Negativo, es decir, desaparición de algo agradable para el perro. Por eso Jean Donaldson afirma que la MAR es Castigo Negativo Condicionado.

¿Cuáles pueden ser los riesgos de la utilización de la MAR?

A la hora de utilizar la MAR se pueden cometer errores, al igual que con cualquier otra herramienta de uso en el adiestramiento. La preocupación principal del guía al utilizar la MAR debe ser no aumentar la frustración del perro porque no encuentra la solución al problema.
Existen perros que no son capaces de gestionar bien sus emociones, esto les lleva a niveles de distrés (estrés negativo) muy altos que pueden llegar a provocar enfermedades cardiacas, gástricas, problemas de piel, etc. (Scholz y Von Reinhardt, 2007). La responsabilidad del guía es leer correctamente las señales que el perro nos emite, ayudándole para conseguir el objetivo, minimizando el estrés y evitando la tan temida frustración. Un conjunto de señales que pueden aparecer cuando se utiliza la MAR y comienzan a aumentar los niveles de estrés negativo son:


o Realizar movimientos de desplazamiento cuando intenta resolver el problema (un perfecto “back”)
o Bostezar
o Babear
o Lamerse los labios
o Musculatura tensa
o Cambio de color de los ojos y dilatación de las pupilas
o Temblar
o Sacudirse (sin estar mojado)
o Ladrar, gimotear, aullar
o Quedarse inmóvil
o Perder la concentración, dando la espalda o evitando contacto ocular
o Utilizar señales de calma para reducir el estrés. (Rugaas, 2001)


En el momento que estas señales empiezan a aparecer se debe sutilmente ayudar al perro a resolver el problema y evitar que pierda el interés o llegue incluso a bloquearse. Una repetición excesiva del ejercicio, una exigencia mayor al aprendiz de la que es capaz de soportar, puede llevarle a situaciones de conflicto que pueden llegar a generar problemas mayores como estrés crónico, ansiedad o incluso la indefensión aprendida.
Otro riesgo que se corre al usar la MAR es la posible inhibición del comportamiento ofrecido cuando el perro con el que se trabaja es tremendamente sensible. Por ejemplo, si moldeamos el cobro de un objeto como una cesta por su asa y utilizamos la MAR cuando el perro intenta cobrar la cesta pero no por su asa, podemos provocar una vuelta atrás en el avance.
Por último, ante perros o ejercicios donde la motivación es baja no se aconseja la utilización de la MAR ya que puede disminuir todavía más su motivación, complicándonos el alcance de resultados satisfactorios.


Conclusiones

Se debe tener presente siempre la idea de que la MAR DEBE usarse como una ayuda para el perro. En cualquier otro caso, no debe ser utilizada. Desde el punto de vista del guía, se debe planificar antes de iniciar la sesión de educación si se va a utilizar la MAR para el ejercicio a trabajar y en caso afirmativo tener claro el criterio de su utilización, es decir, bajo que situación pronunciaré la MAR. Exactamente igual que antes de iniciar una sesión de entrenamiento se debe tener claro el criterio a premiar en función del grado de avance del perro, distracciones del entorno, temperatura y humedad del suelo, etc.

Referencias
[1] Donaldson, Jean. El Choque de Culturas. KNS Ediciones; Santiago de Compostela. 2003.
[2] Rugaas, Turid. El lenguaje de los perros: las señales de calma. KNS Ediciones; Santiago de Compostela. 2001.
[3] Scholz, Martina y Von Reinhardt, Clarissa. Stress in Dogs. Dogwise Publishing; Washington. 2007.
"

15 comentarios:

Claudia Estanislau dijo...

excelente articulo muchas gracias por esto

Javi-Cora-Tizón dijo...

Bueno, el gran Eliseo me ayudó en la revisión del artículo, ¡MUCHAS GRACIAS FIGURA!

HechiAsia dijo...

Muchísimas gracias Javi.

Tenía yo muchas ganas de leer algo sobre las MAR :-))

Aparentemente parece muy fácil su utilización... pero no lo es...

¿Cuál es el punto exacto de la entrada de una MAR? Aquí se podría hablar desde algunos puntos de vista...

En mi caso nunca las añado hasta no tener el comportamiento más o menos comprendido y/o estabilizado (...y digo más o menos porque nunca tengo la certeza de tener un comportamiento terminado y/o generalizado completamente)

Soy de la opinión que todo ayuda si se sabe manejar correctamente, hay personas que saben bien cómo utilizar las MAR pero desconocen cómo seguir con el proceso comunicativo, entrando ambos en frustracción.

Daría exactamente igual la utilización de MAR si éstas se dicen en tonos amenazantes, tal y como ha explicado muy bien Javi.

Tener una visión mucho más completa de todas las herramientas que se pueden utilizar para construir y/o modificar conductas enriquecen al adiestrador.

Muchas gracias, me ha encantado!!

Lo enzalaré en mi blog como artículo interesante para todos los que educamos en positivo y/o con clicker y/o sin él :-))

Richard y(Sony-Tessa-Lucky) dijo...

Pero qué grande que eres amigo Javi ;))

Como bien dices “pueden levantar polémica”, aunque más bien opino que la polémica viene por el no entendimiento (por unas razones o por otras) de quién relaciona como dices una M.A.R. con un CASTIGO POSITIVO, en lugar de tener claro que se trata de un CASTIGO NEGATIVO CONDICIONADO, algo que entra por supuesto dentro del adiestramiento en positivo, le pese a quién le pese, aunque se quiera vender lo contrario.

Otra cosa es, tal y como estáis apuntando el “camuflar” un castigo “positivo” en forma de Marca de Ausencia de Refuerzo. Pero de ahí, a pretender sugerir que quien utiliza Marcas de Ausencia de Refuerzo NO trabaja en positivo…ahí un abismo muy grande, que por supuesto no se sustenta en la verdad, la realidad…es sencillamente querer vender lo que no es…y punto.

Como dice Javi, “el objetivo no es asustar al perro”, y precisamente en esto es donde se ve la realidad de si el perro “entiende” una cosa u otra. Si el perro, con una M.A.R. (sea la frase que sea), entiende un castigo positivo…se asustará, irá apagándose y por lo tanto no ofrecerá comportamientos alternativos a la conducta asociada, llegándose a producir el “bloqueo mental” propio del miedo.

Si por el contrario el perro entiende la M.A.R. como el “frío-caliente”, no solo no se asustará (con los efectos mencionados), sino que por supuesto el perro SEGUIRÁ OFRECIENDO conducta alternativa, siriviendo de AYUDA para encontrar su camino correcto.

Fundamental es, como apunta Pere, la fase del aprendizaje donde “puede” y donde “no debe” utilizarse una M.A.R. Para mi, está claro que tan solo después de la primera fase de aprendizaje y una vez “valorada la comprensión” de la conducta (algo subjetivo como explica Pere), como podría ser siguiendo el criterio del 80% de aciertos, introduciría el uso de la M.A.R. a modo de “reorientación/retroalimentación/información” para el perro que puede estar ofreciendo una conducta “errónea” por diversas razones, ayudando a que el perro pueda llegar cuanto antes a la conducta reforzada. Esto bien utilizado, no solo no lo veo perjudicial, sino que evita estrés innecesario cuando el perro se sale de la conducta buscada y en lugar de reorientarle…te limitas a “esperar” a que deje de repetir (a veces incluso hasta llegar a la frustración…estrés…ira) la conducta que está realizando y que no le va a llevar a nada, hasta que tenga la suerte de darse cuenta que tiene que cambiar de estrategia y para entonces ya está tan nublado que se pone a ofrecer “miles” de conductas a la desesperada…por si “suena la flauta”. De hecho es más que frecuente ver trabajos realizados con clicker (o sin él) donde el perro está en un estado “neurótico” ofreciendo comportamientos sin parar.

Ahora bien, esto…como todo…mal utilizado...puede ser perjudicial para el perro, empezando por el mal uso del reforzamiento positivo, puesto que tan malo es el mal uso de las M.A.R., como el refuerzo "indiscriminado" de conductas que en el futuro se van a convertir en "conductas indeseadas"...y esto no es precisamente por culpa del perro.

Un saludo

Javi-Cora-Tizón dijo...

Es verdad que se me olvidó detallar la fase donde se pueden empezar a utilizar las MAR, muchas gracias por apostillar el artículo, así se creará una idea más clara y precisa del uso

Aitziber & Tessa & Sony & Lucky dijo...

La verdad es que nada más se puede añadir a este "peazo" de artículo, sólo.....PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS PLAS.

Javi.....Óle, Óle y Óle!!

Y Óle también por sus aportaciones a Pere y Richard.

Nos ha quedado clarísimo!! Ahora cada uno a trabajar como le de la gana, pero respetando el trabajo de los demás. No se es menos "positivo" por utilizar las MAR, sino por no utilizarlas bien.

Besazos y lametazos.

Dani Pardos dijo...

Un articulo muy bueno, si señor. Bien desarrollado y estructurado. Muy importante y muy bien aclarado lo que debe suponer una MAR para el perro, porque de lo contrario no seria una MAR y,sobre todo, cuando comenzar a utilizarla.
Yo en lineas generales veo que muchas veces nos asusta todo aquello que incoscientemente asociamos a otro tipo de adiestramiento.
Parece que decirle no no no, al perro es algo malo, y no debe serlo si el perro no lo interpreta como algo malo y menos aún si encima le sirve como ayuda para llegar a un fin que de otra manera se podria haber convertido en frustración.
Todos estamos acostumbrados a escuchar el famoso "shhsssss" como correción (sobre todo en la TV). ¿Pero alguien tiene alguna duda de que ese sonido puede ser utilizado y podemos darle el mismo significado que un "click-clack"?
Pero... ¿A que todos lo tenemos como algo malo....malisimoooo, por que está relacionado con un personaje televisivo que lo tiene asociado a otros efectos?.
Lo realmente importante es saber leer al perro, señales conscientes e incoscientes, que nos envia y nos hace una idea de lo que le está pasando por la cabeza.

HechiAsia dijo...

Aprovecho esta oportunidad para contaros un poco algunos matices sobre la utilización de las MAR en el mundo de las habilidades caninas.

En habilidades sencillas (tocar un target, abrir, recoger, cerrar, etc.,)apenas hay uso de las MAR porque suele ser muy mecánico todo... algo que a mí me "desagrada" bastante.

Cuando trabajamos un nivel más alto de habilidades el perro se empieza a equivocar más (debido al número de trucos que ha aprendido/comprendido/estabilizado)pero no por ello hay más nivel de estrés y/o frustracción, hay más proceso interno que, a veces, requiere de pequeñas ayudas externas para enfocar más claramente la conducta.
Los niveles de estrés no están relacionados con el número de habilidades sino más bien con el poco entendimiento de las herramientas que utilizamos, entre ellas, las MAR y el CLICKER.

En el vídeo que yo subí sobre el slalom de Agility llamado: "TRABAJO COMPRENSIVO" (trabajo hecho sin clicker) justo al final añadimos unas secuencias de dos perras trabajando a la vez, una de ellas se equivocaba, la otra no, a la señal: no,no,no,no ambas perras salían del slalom sin pensárselo (MAR) y volvían alegremente a volverlo a intentar, en ese vídeo ambas perras conocían la señal y A LA VEZ la resolvían... sin originar ninguna consecuencia desagradable, todo lo contrario...

No solo pienso que las MAR son importantes... además creo firmemente que son NECESARIAS para una correcta comunicación y entendimiento con el perro. El ignorar conductas en fases medias -avanzadas ha demostrado que genera mucha frustracción en guías y perros, esto no es real con la vida... y no beneficia en absoluto al mundo del adiestramiento.

Cada día me entra menos en la cabeza que se esté luchando para enriquecer la comunicación en personas, que todo el mundo pueda expresarse libremente, informar, comunicar, ...y con los perros parezca que se quiera llevar el rol contrario, no es entendible.

CASTIGAR no es INFORMAR ni en perros ni en humanos.

Si que os puedo decir que yo intento EVITAR el uso de las MAR en la práctica de habilidades muy parecidas y/o iguales, o durante una secuencia con un mismo objeto / objetivo, precisamente para evitar (como ha dicho Javi) la "posible" inhibición del comportamiento hasta ese momento logrado / ofrecido.

Cualquier información es más entendible si se sigue la misma norma siempre, las MAR ayuda considerablente al perro en su camino por resolver cada problema que le planteamos. De la misma forma que una persona ayuda a otra a realizar un determinado trabajo cuando está empezando y/o le informa de un posible error cuando lleva un tiempo desempeñando la misma labor.

Un adiestramiento de calidad y en positivo es aquél que ambos se entienden y se respetan.

Saludos cordiales

ausie dijo...

El artículo, a mi parecer no es sólo interesante, creo además que deberia incluirse tal cual en un buel manual de adiestramiento.
Estoy además de acuerdo con las aportaciones que habeis hecho todos. Ha hecho que se amplie aún más su utilidad.
Y ahora..
yo no se si es por la raza que tengo y las grandes diferencias de comportamiento con el Rough Collie que me presentaban señales de extrés o como Pere dice "yo me largo de aquí" a la minima frustración.
El caso es que me doy cuenta cada vez más de la importancia que tiene para un cachorro la sociabilización y las pequeñas gestiones de estréss y frustración.
Cuando aún son pequeños, desconocen lo bueno y lo malo del mundo. Se guian por lo que los demás humanos y perros hacemos para enfrentarnos al mundo.
Tanto la sobre-protección como el abuso en un cachorro hacen que en edades adultas no sepan gestionar, no sepan que hacer cuando se les presenta un reto.
A más asimilación de retos en edades tempranas, más posibilidades de no entrar en frustración en edades adultas.
Con lo que llego a lo que quiero decir.
Si en la juventud y en la etapa de cachorro hemos trabajado el saber calmar al perro, resolución de problemas, contactos físicos, ruidos, niños, estallido visual y todo lo que pasa y puede pasar en el entorno y lo hacemos de la manera correcta. Tendremos un perro que dificilmente entrará en frustración y que las señales de calma, nos las hará de forma clara y sin miedo sabiendo que las vamos a entender y que funcionan.
Si no lo hacemos correctamente creo que tendremos como resultado a perros como "lluvia" que gestiona muy bien ella sóla todo lo que se le presenta, porque se le presentaron los problemas y nadie la dijo como solucionarlos.
Me gustaría un día polemizar sobre las señales de calma.
Para mi son una forma de comunicación del perro, que no incluyen el abandono del trabajo.
Muchas personas dejan de trabajar con el perro porque este le ha hecho una simple señal.
Creo que acabar el dialogo con el perro ahí es un mal trabajo de comunicación.
Que el perro te diga algo es una cosa grandiosa, tanto si te está diciendo calmaté como si te está dando la enhorabuena. Creo que debes de agradecer y corresponder a ese mensaje.
Y no sigo porque ya tendria que estar dentro del coche para ir a trabajar, pero me encanta, me encanta , me encanta este tema...

Eliseo dijo...

Poco, o más bien nada, puedo aportar a estas alturas de hilo…me habéis dejado “la migajas”,jejeje…llego tarde, como siempre…
Lo primero comentar que el artículo es íntegro de Javi y yo nada hice más que comentarle dos cositas…o sea que, Javi, te agradezco que me mentes, pero el mérito es total y únicamente tuyo…¡¡¡enhorabuena!!!
Lo que dice Ausi es algo que yo llevo diciendo mucho tiempo y que, algunas veces, no se me ha tenido en cuenta…
Es importante que el perro sepa gestionar los estímulos negativos de la vida diaria…y por estímulos negativos entendedme bien: que algo se cae…me asusto…pero no pasa nada…perfecto…que suena un despertador cuando estoy dormido…vale, me despierto y no pasa nada…Este tipo de cosas ayudan a formar un temple en el perro.
El problema ocurre cuando nos encontramos perros con niveles de sensibilidad distintos y variados y realizamos procesos de habituación demasiado exigentes con el carácter de nuestro amigo.
La gestión del estrés en el aprendizaje es algo que debemos hacer de manera muy progresiva y siempre teniendo en cuenta el temple del perro, fijándonos bien cómo canaliza ese estrés y teniendo sumo cuidado de no llegar a la frustración, momento en el que el perro comienza a NO gestionar ningún tipo de aprendizaje…en cachorros se pueden hacer cosas ya y en perros adultos se debería trabajar para aumentar el umbral de respuesta al estrés (existen muchísimos métodos en positivo para hacerlo).
Las MAR son un fantástico método de envío de información. El perro nos envía señales claras de lenguaje…y nosotros a él también. Como se ha comentado hay que ser muy, muy finos a la hora de usarlas y tener un criterio claro y habilidad suficiente. No son aptas para neófitos…éstos caerán en el castigo positivo ante su propia frustración.
Nada más…

Saludos

Richard y(Sony-Tessa-Lucky) dijo...

Por favor no os dejéis engañar...que incluso hay quien dice (me llegan noticias que me llevan a pensar en la mala fe de la gente) que "Clicker training" y "Educar en Positivo" es "LO MISMO"...y que si no utilizas los "dogmas de fe" del Clicker training NO es Educación en Positivo!!!
Vamos a ver...de una vez por todas...una cosa es querer "vender" tus conocimientos (evidentemente si son escasos...es lo único que puedes vender) y ganar dinero vendiendo "humo"...y otra es engañar de forma "fraudulenta" a quien de buena fe quiere empezar en esto.
Decir que para Educar en Positivo tienes que hacer Clicker Training, no solo me parece una de las mayores falsedades que se pueden llegar a decir...sino que simple y llanamente es MENTIRA.
De verdad espero que se deje de intentar llevar la Educación en Positivo como medio para ganar dinero y promocionarse públicamente...que ya está bien...
...entonces y solo entonces la gente empezará a aprender y practicar de verdad con cariño y respeto por sus peludos amigos, porque en lugar de un mero método comercial para enseñar al perro a subirse a una silla y hacer cuatro cosas más..será una filosofía de vida...eso SÍ será una filosofía de vida.
...y un detalle importante....para Educar en Positivo...NO hace falta ni siquiera el clicker (...y eso que yo lo utilizo), pero no creo en absoluto que alguien que NO trata en positivo, con educación y con respeto al resto de personas...pueda trabajar en positivo con los perros (con o sin M.A.R.)...precisamente por eso...porque es una filosofía de vida...con perros y personas.

Javi-Cora-Tizón dijo...

La ignorancia es atrevida. Los reinos de taifas ya acabaron hace siglos, es mejor no volver hacia atrás.

El Clicker training y Educar en Positivo no mantienen relación alguna, se puede clickar y castigar un minuto más tarde. Es como afirmar que la utilización de cierta metodología está atada a la utilización de una herramienta concreta. Sencillamente falso.

Eliseo dijo...

A este último mensaje de Richard no puedo sino confirmarlo al 110%...

HechiAsia dijo...

Solo añádir, que cuando una persona percibe un desequilibrio entre sus capacidades y el reto que se marca, ya sea por exceso o DEFECTO de una u otra autopercepción, deja de tener control sobre su propia activación y manifiesta STRESS, ABURRIMIENTO O PREOCUPACIÓN.

Cuando una persona se aburre no le queda otra que escribir diferentes tonterias sin fundamento ni criterio, no hay que hacer ni caso... sobre todo cuando uno/a tiene claro sus objetivos y retos.
Al final, lo que cuenta, es que lo que uno/a intenta trasmitir se vea reflejado en realidad en algún perro (yo aún estoy esperando ver algo bueno...)

LEER ESTO CON DETENIMIENTO:

Mientras las habilidades reales de una persona quE practica alguna modalidad deportiva se ADECUAN a su nivel de aspiraciones, esto es, a los objetivos que se haya propuesto (aunque sean básicos) y a su autoimagen, la persona practicará su especialidad deportiva con AJUSTE Y SIN PROBLEMAS. Estos surgen cuando:

* Las habilidades reales de la persona son SUPERIORES a su nivel de ASPIRACIONES (a sus objetivos y al cómo se ve él/ella mismo/a) resultando un sentimiento de INFRAVALORACIÓN

* Las habilidades reales de la persona son INFERIORES a su nivel de ASPIRACIONES (su objetivo y su autoimagen es SUPERIOR a su actuación real) resultando un sentimiento de FRUSTRACIÓN.

* La frustración aparece cuando no logramos alcanzar un OBJETIVO o CUBRIR una necesidad PROPIA.

Pues eso chicos... dejar que el que quiera y desee se frustre... Nosotros mientras a trabajar y a seguir formando correctamente a otras personas.

Desde luego hay personas que para llevar una estupenda filosofía de vida (como predican) que POCO EMPATIZAN con el resto de personas.

Un abrazo a todos

Yexus and Noa dijo...

Javi, un muy buen artículo.

Me ha encantado y me ha aclarado muchas cosas.

Gracias Javi; al igual que a todos los que han comentado este hilo y han aportado un granito más a esta entrada.

Salu2.