martes, 1 de abril de 2008

ADIESTRAMIENTO EN POSITIVO: UN OBJETIVO COMÚN

Últimamente vuelvo a escuchar y leer uno de los temas recurrentes en el ámbito de la educación y adiestramiento canino. Siendo consciente de la “polémica” que se suscita cada vez que hablamos de “adiestramiento en positivo”, “refuerzo” y “castigo”, no quiero dejar pasar la ocasión para expresar MI opinión al respecto, teniendo como principio la idea, de que aún con la inevitable disparidad de criterios (tantos como personas somos), TODOS y repito TODOS los que trabajamos “en positivo”, deberíamos aunar esfuerzos, con una meta u objetivo común. Un objetivo que yo desde luego tengo claro: DISFRUTAR CON LOS PERROS, EDUCÁNDOLOS CON EL MÁXIMO RESPETO, RENUNCIANDO COMPLETAMENTE A MÉTODOS “AVERSIVOS” (QUE CAUSAN DAÑO) Y POR EVITACIÓN, BASÁNDO MI TRABAJO EN LOS PRINCIPIOS DEL REFORZAMIENTO POSITIVO. Por supuesto, hago hincapié en que ES SOLO MI OPINIÓN PERSONAL.

Muchas veces hemos hablado de los problemas de “terminología”, puesto que lo que uno entiende por una cosa, otro la entiende como otra, por no hablar de los “tabús mentales” que nos creamos (sobre todo los que venimos del adiestramiento tradicional), adquiriendo como todos sabemos connotaciones que muchas veces no se corresponden con la interpretación real del término.

En la bibliografía existente, incluso de los precursores de la educación canina en positiva, todos conocemos opiniones diversas, desde el que solo contempla la utilización de “Refuerzo Positivo” y “Extinción”; y por otro lado, los que añaden como herramienta (por supuesto en su mínima expresión) el “Castigo Negativo”.

Ya sé que muchas veces le hemos dado vueltas a lo mismo, pero creo que una vez más, y las veces que haga falta, podemos intentar comprender el significado de todos estos términos. Es fácil que cuando hablamos de “Castigo Negativo” (dicho coloquialmente y perdonad si estoy equivocado: “Retirar” algo al perro produciendo la disminución del comportamiento en cuestión) o las conocidas M.A.R. (Marcas de Ausencia de Refuerzo), se nos vaya la cabeza a la palabra “castigo” en sí, con las connotaciones obvias que todos le damos. Imagino que la mayoría estará de acuerdo, que retirarle la atención al perro mientras estamos jugando si nos muerde, NO es un castigo positivo (aversivo o como lo quiera llamar cualquiera), pero SÍ es un castigo negativo (le retiro algo que el perro quiere MI ATENCIÓN Y JUGAR) utilizado para reconducir e “informar” al perro de un comportamiento en este caso no deseado.

Jean Donaldson (autora de “Choque de Culturas”), por poner otra situación más allá, en su libro “FIGHT” distinto, y como parte de sus “herramientas” para tratar la agresividad perro-perro, en sus terapias con el perro en grupo controlado, incluye por si el perro en caso extremo, agrediera a otro perro, un spray con agua, otro spray con pimienta, y dos cazos o sartenes metálicos para hacer ruido (para que nadie haga interpretaciones equivocadas, ella explica perfectamente como a pesar de tener todo el escenario preparado con perros y ayudantes, la situación puede llegar a complicarse, y en ese caso...SOLO EN ESE CASO, tener que utilizar estas técnicas. Pues bien, estas técnicas, forman parte de lo que llamamos CASTIGO POSITIVO (añaden algo “aversivo” al perro para disminuir su comportamiento). Yo personalmente no cuestiono que Jean Donaldson, TRABAJA EN POSITIVO.

Karen Pryor también hace mención a utilizar EN ÚLTIMO TÉRMINO (lo que antes me refería como mínima expresión), a la utilización del “castigo negativo”. Por supuesto y una vez más, NUNCA al “castigo positivo” y NUNCA al “Refuerzo negativo”.

Emma Parsons (autora de “Click to Calm” y directora de la escuela de K. Pryor) condiciona la tensión de la correa cuando ve a otro perro (tironcito o como lo quiera llamar cada uno, evidentemente con collares normales) dándole el significado de “mírame”, utilizando el clicker. En principio, cualquiera define el tirón de la correa con “castigo positivo”, pero ¿y en este caso?

Con toda esta parrafada, lo único que quiero decir es que por favor, si todos vamos en el mismo barco, rememos todos juntos a la vez y en la misma dirección....LLEGAREMOS MUCHO ANTES, dejando atrás lo que todos queremos dejar atrás...ya sabéis.

Un saludo...y perdón por el rollo (...y perdón si por algún motivo alguien se puede sentir ofendido, porque os aseguro que no es mi intención provocar ofensa alguna...solo es una REFLEXIÓN, con el mayor de los respetos, sabiendo por supuesto que puedo estar equivocado en muchas cosas).

Gracias a todas/os...

Richard Ibarburu

7 comentarios:

Marcela dijo...

Creo que Jean Donaldson trata este tema muy claramente en el libro "Choque de culturas". Para mi, el adiestramiento te ofrece una gran variedad de herramientas para trabajar, entre las cuales nosotros tenemos la opción de elegir las que nos sirven en cada situación. Pienso que es imposible ser totalmente positivo, pero sin duda el uso de refuerzos positivos predomina en la mayoria de nuestro trabajo... y me encanta! Con mi perra solo utilizo refuerzo positivo para entrenar y si es necesario utilizo el castigo negativo. Emma Parsons trabaja con gran exito perros agresivos utilizando el clicker, pero tambien utiliza el Gentle leader, que aunque sea un refuerzo negativo, es preferible a tratar de "quitarle" el problema a punta de helicopteros con collar de ahorque.
Gracias a Dios las cosas han evolucionado...
Saludos.

Marcela

Dani dijo...

Completamente deacuerdo con los comentarios tanto de Richard como de Marcela.
Es un tema que tendría mucho debate, sobre todo en lo relativo a conceptos. Por que lo que, sin querer, la mente nos indica cuando leemos castigo y la cantidad de aplicaciones o versiones de los diferentes castigos que pueden ser aplicados y en las circustancias en la que se aplican dicen mucho de la manera de educar/adiestrar de cada uno.
Yo, por ejemplo, me considero que trabajo en positivo, ya que centro mi trabajo deportivo en base a refuerzos positivo. Pero dentro de los castigos, tanto negativos como positivos existe una gran variedad. Uno es el ejemplo que ha puesto Richard, algunos se echarian las manos a la cabeza por que a eso se le denomina castigo (sobre todo a los del helicoptero).
Y luego entran a jugar un monton de situaciones cotidianas que por H o por B no controlamos y que para el perro pueden ser frustrantes o otro tipo de castigos, sin que nosostros nos demos ni cuenta.
Tambien podemos entrar en el juego de a ver quien es mas positivo, pero no creo que esto nos lleve a ninguna parte.
Coincido con Richard en que en este barco , aunque nuestros remos sean diferentes, remamos en la misma dirección, y un galeón no se mueve si cada uno rema hacia un lado.
Unas pequeñas diferencias, en cuanto a conceptos no pueden ser una barrera para alcanzar nuestros fines, que son comunes.

Richard & Sony & Tessa & Lucky dijo...

Hola a todas/os

me gustaría, para evitar malas interpretaciones, aclarar que cuando digo que J. Donaldson tiene en su "kit de herramientas" esto y lo otro, NO LO HACE PARA TRATAR LA AGRESIVIDAD. Me explico: como un paso dentro de la terapia, prepara un recinto controlado, con ayudantes (tantos como perros) además de otros perros "no reactivos", y por supuesto el perro con el problema a tratar. Siempre se supone que se avanza todo el proceso bajo control y poco a poco, por lo que se espera que no surja ningún problema. No obstante, como dice, siempre puede torcerse el asunto y el perro tratado podría haber hecho presa con otro perro. Es este el momento en el que viene a decir (estoy hablando de memoria) que cuando el perro mordido y atrapado está en una situación próximo al desmayo y a la pérdida de conocimiento, es una SITUACIÓN DE MÁXIMA EMERGENCIA, que no deja opción a esperar. ES ENTONCES, cuando emplea estos elementos, llegando incluso a forzar la boca del perro agresor con el fin de recuperar al agredido...pero repito NO UTILIZA CASTIGO para tratar la agresividad.

Solo quería aclarar este punto que me parecía importante y que podía dar impresiones equivocadas.

Un saludo

Richard & Sony & Tessa & Lucky dijo...

Muy acertada la puntualización en lo que se refiere al Gentle Leader.

Es un uso generalizado el que se hace, dentro los métodos en positivo a la hora de tratar problemas de conducta, el uso de ronzales varios (Gentle Leader, Halti...etc) o incluso para que no tire de la correa.

Por supuesto utilizar estos métodos (bien utilizados, se entiende...ya que si no el daño puede ser mayúsculo) no implica dejar de trabajar en positivo.

Lo que es importante es darse cuenta de la "relatividad" de las cuestiones que muchas veces nos planteamos como si fueran ciencias exactas.

Incluso la jaula, podemos ver como hay quién la utiliza de forma aberrante, a modo de castigo para aislar al perro cuando se porta mal; cuando un uso correcto mediante una adaptación progresiva y positiva, hace de la misma un lugar acogedor y "propio" del perro donde se siente seguro y calmado, evitando muchos problemas de destrozos y comportamientos no deseados.

La clave del asunto creo que es fácil de ver: todo depende de QUIÉN, PARA QUÉ y CÓMO hace una cosa u otra.

Un saludo

Noa dijo...

Hola a todos, la verdad es que me he hecho un poco lío con lo de castigo positivo y castigo negativo. Podríais explicar que es y poner un ejemplo de cada uno de estos puntos (para que le sirva ha la gente que esta un poco verde en el tema, como yo).

Refuerzo positivo:...
Refuerzo negativo:...
Castigo positivo:...
Castigo negativo:...
Ausencia de refuerzo:...


Muchas gracias.

Richard & Sony & Tessa & Lucky dijo...

Estas “definiciones” e interpretaciones ya se trataron en anteriormente (y ampliamente comentado) en otro artículo titulado “Conceptos” publicado por Pere el día 1 de febrero de 2008. Lo podéis consultar en la sección de “OPINIÓN” y “DIDÁCTICO”.

De todas formas a modo de resumen , en mis propias palabras (mi intención es que sea lo más simple), y tal como yo lo entiendo, para poder entender el “juego” de combinaciones de palabras que estamos tratando, es necesario partir de la comprensión de 4 conceptos fundamentales:

REFUERZO: todo aquello que ocasiona que el “comportamiento” tienda a “repetirse”.
CASTIGO: todo aquello que ocasional que el “comportamiento” tienda a “disminuir”.
POSITIVO: algo que se “añade”. Se interpreta más bien en términos matemáticos, en el sentido de “sumar” “añadir”, no implicando juicios de valor, sobre si algo es “bueno o malo”.
NEGATIVO: algo que se quita, se suprime. Insisto que NO significa que sea “malo”.

Si combinamos estos elementos tenemos los 4 términos tan difíciles de entender:

REFUERZO POSITIVO: algo que se añade, ocasionando que el comportamiento tienda a repetirse. (Ej: comportamiento+comida=> comportamiento tiende a repetirse)
REFUERZO NEGATIVO: algo que se suprime, ocasionando que el comportamiento tienda a repetirse. (Ej: Si se le provoca dolor al perro y un comportamiento suyo suprime el dolor => comportamiento tiende a repetirse). Lo más aberrante a mi juicio es que para suprimir algo desagradable, previamente debe inflingirse ese dolor (castigo negativo).
CASTIGO POSITIVO: algo que se añade, ocasionando que el comportamiento tienda a disminuir. (Ej: comportamiento+dolor=> comportamiento tiende a disminuir).
CASTIGO NEGATIVO: algo que se suprime, ocasionando que el comportamiento tienda a disminuir. (Ej: comportamiento+fin de juego => comportamiento tiende a disminuir). Aquí incluiría las M.A.R.(marcas de ausencia de refuerzo) que son marcadores condicionados a la pérdida de algo que el perro quiere.
EXTINCIÓN: un comportamiento que deja de reforzarse, deja de repetirse. Lo que no quita para que antes de producirse la extinción del comportamiento, se produzca un aumento pronunciado del mismo (arranque de extinción).

Espero no haberlo liado todavía más. Supongo que hay muchas mejores maneras de explicarlo, pero.... así lo entiendo yo.

Un saludo

Richard y(Sony-Tessa-Lucky) dijo...

Tan solo quería corregir una "errata" que he puesto en mi último comentario, donde escribo:
"REFUERZO NEGATIVO: algo que se suprime, ocasionando que el comportamiento tienda a repetirse. (Ej: Si se le provoca dolor al perro y un comportamiento suyo suprime el dolor => comportamiento tiende a repetirse). Lo más aberrante a mi juicio es que para suprimir algo desagradable, previamente debe inflingirse ese dolor" (castigo POSITIVO), en lugar de "castigo negativo" que es lo que había escrito ;-)