viernes, 12 de septiembre de 2008

La adolescencia

El adolescente
La adolescencia animal es una parte muy importante en la vida.
Ha pasado de una total dependencia de su madre y de observar como correctas las actitudes de los adultos y personas. A querer tomar sus propias decisiones.
Andan a camino entre, "soy capaz de solventarlo" a " no salió bien" y buscar de nuevo la protección.
Ayudar a nuestro perro a tener experiencias nuevas de una forma positiva es en esta etapa es crucial para su buen desarrollo.
Veremos que a veces ocurre que un cachorro intrépido y valiente durante sus primeros cuatro meses de vida, ahora ve una piedra en el camino y se pone a ladrar en tono de peligro (fondo y figura). En situaciones así lo mejor es ir premiando las aproximaciones tranquilas hacia el objeto en cuestión.
Algunos no habían ladrado hasta ese momento y de repente te ladran a todo lo que se sale del cuadro. Este es el momento para enseñar a ladrar. Esta orden suele resultar extraña ya que normalmente el dueño no desea tener un perro ladrador, pero piensen por un momento que un perro que sólo ladra a la orden es habitualmente un perro más silencioso. Si enseñamos a ladrar podemos después enseñarle a mantenerse en silencio y que el perro lo entienda.
La adolescencia no es un simple paso de transición y no debemos restarle importancia,
los cambios se producen en tres partes muy amplias.
La adolescencia es un fenómeno biológico, cultural y social, por lo tanto sus límites no se asocian solamente a características físicas.
el adiestramiento en esta fase empieza por tanto a presentar obstáculos que hasta ahora no existían.
Debemos por tanto observar unas normas muy importantes en esta fase.
Mucha constancia, mucha paciencia y una constante potenciación del apego social al dueño y su entorno.
Fomentaremos la llamada en tres tipos:
Llamada de atención: Elegiremos un sonido que capte su atención a la espera de lo que deseas.
Llamada al encuentro: suele ser la palabra "ven" he indica al perro que ha de dejar lo que hace y volver hacia su dueño. Para utilizarla adecuadamente deberemos trabajar su aprendizaje totalmente en positivo, (jamás llamar para regañar, en ningún momento) que ha de pasar por una fase de exigencia (verbal acercándonos nosotros hasta que el perro vuelva a nuestro lado para ser felicitado sin premio de comida).Y una de precisión una vez aprendida (donde solo las mejores obediencias son premiadas, una veces con comida y otras con caricias)y donde paulatinamente le pondremos mayores distracciones.
Llamada de emergencia: Esta es una llamada importantísima ya que en un momento de peligro debemos poder recuperar al perro inmediatamente.
El sonido que utilicemos es importante para hacer ver la urgencia, la motivación para el regreso junto al dueño debe ser la más alta posible y utilizarlo continuamente lo desgasta, por lo que puede perder efectividad.
El tono que utilicemos en la llamada debe ser totalmente perceptible por el perro.
"un tono de silbido concreto" " !Ale!!ale!ale! !ale! mientras el perro viene a la carrera suele ser una posibilidad para las personas que no quieran utilizar el silbido. Pero en cualquier caso la llamada para el perro debe estar totalmente asociada a que lo que va hacer al llegar al dueño es siempre lo mas divertido emocionante y rico que va hacer en todo el día.
Para los perros a los que perseguir sea su mejor juego, la pelota lanzada en sentido contrario al peligro es una buena opción. Para otros puede ser el hueso grande del cocido y para los que les guste jugar a tirar el mordedor esta es otra opción. Pero eso si todos los premios deben de ser dinámicos en igual proporción a la llamada que deseamos.
si tememos en cuenta que una de las características de la adolescente es que aumenta sus deseos de explorar el entorno, la llamada forma una forma fundamental de evitar peligros.

No sólo fomentar la llamada es importante:
Es bueno que entendamos los cambios de nivel biológico.
¿Os habéis fijado en como camina vuestro perro de cinco meses? En las razas pequeñas es casi inapreciable pero en las gigantes es una señal clara de cómo se encuentra su mente.
La falta de coordinación tan evidente en sus patas donde las ordenes cerebrales hacia los músculos tienen que reajustarse, son idénticas a lo que el cerebro indica como peligroso, apropiado, bueno malo y sus antónimos. Necesitan también del reajuste.
No obstante su tamaño hace que algunos incluso le exijamos más de lo que aún es capaz de ofrecer en niveles de concentración, educación y todo lo que se nos pueda ocurrir.
Es un cachorro al que hay que seguir educando no un adulto al que se la pueda exigir educación.
De la misma manera que hemos ido atendiendo a la sociavilización del cachorro ante ruidos, entornos, personas y animales. Tendríamos que haber ido enseñando conducta social. El… Qué hacer y como hacerlo.
Tan malo es tener un cachorro acobardado ante ruidos, personas y animales. Como tener en casa un cachorro que crea poder acercarse a todo sin consecuencias.
Las consecuencias sin embargo JAMAS vendrán de la mano del dueño.
Enseñar a pedir permiso antes de poder acercarse a otro perro o a una persona es tan fácil como enseñar a sentarse y mirar a su dueño y evita disgustos totalmente innecesarios para su perro y para los perros de los demás.

3 comentarios:

ausie dijo...

Perdón por lo extenso del texto.
Y aún así creo que ni lo he dicho todo, ni aseguro que todo sea así

HechiAsia dijo...

Pensé que no llegaría a terminarlo, a estas horas y con el sueño que tengo ;))))

Cuanto de verdad tiene el escrito que has hecho Emi, una etapa, desde luego, muy crítica en todos los perros.

Me gustó la idea de enseñar a "Big" a ponerse detrás de mí cuando viene un perro desconocido porque este pequeñajo es tan sociable con el mundo que le rodea que da miedo...

Un abrazo y... a ver si encuentras el cable de la dichosa cámara !!!!

Richard y(Sony-Tessa-Lucky) dijo...

Muchas gracias Emi...había leído tu artículo en tu blog y me había gustado mucho:))