martes, 12 de agosto de 2008

Tengo envidia de un niño de 10 años.

Pues si.
Tengo envidia de este chaval, siempre sana, por supuesto. Por su puesta en escena, su trabajo y su desparpajo en pista.
Juzgad vosotros mismos. A mi solo me queda aplaudir y seguir de cerca sus próximos trabajos.

4 comentarios:

Aitziber & Tessa & Sony & Lucky dijo...

Jajajajaja. Qué buenísiiiiimo!!!
Ya nos gustaría a más de uno tener esa complicidad con nuestro perro!!

Os habeis dado cuenta que cuando el perro está "haciendo el oso" (a 2 patas), está a la misma altura que el chaval? Jejejeje. Son como dos niños bailando!!!

Pos sí que habrá que seguirle la pista sí....

Richard & Sony & Tessa & Lucky dijo...

envidia dices!!!...es para tenerla desde luego...jejeje.

Un video fantástico...que desprende "frescura" y "diversión" y en el que se puede ver un verdadero "equipo".

Laura-Aten-Demon dijo...

Oye q maravilla de perro.. como sigue hasta el final haciendo todos los ejercicios con la misma alegría y rapidez!

El niño es una pasada pero yo creo q en muy poco tiempo tendremos aquí en España a otra gran promesa.... DANI JR... (no es por nada pero el papi ya está mayor)..

ausie dijo...

Yo no se si calificarlo de envidia, pero si que me invade un sentimiento muy especial cuando veo complicidad entre dos especies distintas. Y desde luego más que un sentimiento cuando es el niño el que forma parte del juego de la coexistencia pacifica.