lunes, 24 de marzo de 2008

ORDENADORES QUE APRENDEN EL IDIOMA CANINO

Un estudio reciente, de enero de este mismo año, demuestra que los computadores tienen más precisión para reconocer las características de los ladridos de los peludos que el oído humano y además son capaces de clasificar los ladridos en función del contexto en el que fueron emitidos.

Link al estudio

Aunque la conclusión del estudio parezca obvia, ya que siempre los algoritmos inteligentes han sido más precisos (o al menos igual) que el cerebro humano, no deja de ser relevante que se consigan estos avances en el moldeado y análisis del comportamiento de ciertos animales. Antes o después supongo que se empezarán a utilizar estos algoritmos por adiestradores profesionales para diferenciar los matices de los diferentes ladridos, sería realmente potente para un adiestrador llegar a diferenciar un ladrido en función de la causa para aplicar una terapia u otra. ¿Qué opináis sobre el estudio?

Si se combinan estos resultados con los últimos avances en tratamiento de video quizás algún día existan algoritmos que detecten señales de calma en un encuentro entre dos perros con mayor precisión que un adiestrador experimentado.

4 comentarios:

Eliseo dijo...

Curioso....si es que estos japoneses...
Como siempre digo, la tecnología ayuda, aunque a día de hoy sigo pensando que unos ojos expertos reconocen mucho mejor que una máquina, sobre todo porque el hombre sigue teniendo (y espero que siga teniendo mucho tiempo) SENTIMIENTOS, cosa que una m´quina tardará en tener (recordemos Terminator o Blade Runner)...seguimos teniendo cierta ventaja para con las máquinas...
Muy bueno el artículo.

Saludotes

Eliseo

Javi-Cora-Tizón dijo...

Los sentimientos pueden ser un inconveniente. El hombre puede estar condicionado por el entorno, prejuiciar, etc. La objetividad de una máquina es inalcanzable, por eso para problemas concretos alcanzan los mismos resultados que un humano experto como ya se ha demostrado en casos muy complejos como elaborar música clásica imitando el estilo de un compositor como J.S. Bach para terminar las "Cantatas inacabadas".

Eliseo dijo...

Pero permítaseme decir aquí que, si una máquina hubiese compuesto "La flauta mágica" de Mozart, muy probablmente no tendría ese sentimiento, esa pasión en ciertas áreas o en momentos puntuales de la obra...
A eso me refiero, una máquina siempre será una máquina, y el afecto, la vitalidad, el amor, la pasión...no se puede codificar...es imposible...
Para ciertos patrones conductuales sí nos servimos de las máquinas, impulsos eléctricos del cerebro, codificación de señales como puede ser un ladrido, un aullido, incluso el llanto de un bebé...pero por mucho que queramos y lo intetemos, no hay como el regazo de una madre para calmar a ese bebé que llora...

Saludotes

Ely

Dani dijo...

Deacuerdo con Eliseo que una maquina no sustituye, pero si puede servir de ayuda......
Ahora, no me gustaria tener que depender de maquinas, me quitaría lo mas bonito de este mundo, que es intentar comprender e interpretarlos por mis medios. Claro está, que si también estubiera al alcance de todos, podria ser mas sencillo el estudio.
También comparto con Javi, que muchas veces perdemos la perspectiva por culpa de nuestros sentimientos y emociones.
En mi caso me parece mucho mas facil darme cuenta de los problemas de los perros ajenos que de los mios propios. Será amor de padre. Jejejeje.
Un saludo.