miércoles, 19 de diciembre de 2007

Un deseo para el 2008.



Bueno, llegando estas fechas siempre me acuerdo de algunas cosas.
Son algo que nunca tenemos que olvidar, y ni mucho menos, dejar de exponer en nuestro blog.
Cada año son condenados al abandono miles de animales culpables de crecer y de no mantenerse siempre en el adorable cuerpo de un cachorro.
Por eso este blog se une y apoya esta idea.

NO REGALES UN PERRO POR NAVIDAD.




Tambien os dejo otro video de un gran amigo, contra el abandono.





FELICES FIESTAS A TODOS.

4 comentarios:

Dani dijo...

Enhorabuena a todos aquellos que de alguna forma habeis comenzado a apoyar o ayudar, de la forma que cada uno pueda, en protectoras y similares.
Va por vosotros campeones/as.
La vida es mas bella si la rodeamos de buenas acciones.

Richard & Sony & Tessa dijo...

Tremenda realidad, que por desgracia continua año tras año siendo parte de estas fechas.
Lamentablemente hasta que no se les enseñe a los niños desde pequeñitos la diferencia entre un perro (o cualquier mascota) y un jueguete, pués no dejará de ser eso...un juguete...y todos hemos sido niños y sabemos lo que nos dura la ilusión por un juguete nuevo:(( Hay un artículo de Eliseo muy interesante "Educar-Adiestrar" (Sección de opinión).
Y si a los niños hay que educarles desde pequeños para que sepan lo que "significa" tener un perro, a sus mayores ni te cuento!!
Cuántas veces se oye "cómo le voy a regalar al niño unos patines con lo pequeño que es!!...se vaya a hacer daño!!"...en cambio que poco se tarda en regalar ese gracioso perrito "¡Qué contento se va a poner mi niño!!"...pero y después??...pués después...ya lo conocemos todos...ajjjj.

Richard & Sony & Tessa dijo...

Dani...he añadido al artículo unos carteles muy apropiados, cortesía de Eliseo.

Muchas gracias Eliseo.

ausie dijo...

No todas pero si demasiadas tiendas de animales ayudan a la sobbre explotación de las hembras de las llamadas razas de moda.
Dándoles productos para que tengan tres celos al año en verdaderas granjas de animales.
Al comprar un perro, sea donde sea. fijaros bien en su procedencia, aseguraros de que ha sido atendido en condiciones y por supuesto, no lo hagais guiados por el corazón del que está viendo una peluda bola tierna. Si no que habeis de hacerlo con la responsabilidad que merece todo ser vivo.
De esta manera contribuiremos a la extinción de dichas granjas.